Santo Padre, Tú eres un Dios justo y fiel. Gracias por cuidarme siempre y ayudarme a llegar a destino.

Dios mío, que estás en los cielos, en esta mañana, te estoy saludando con todo el amor que tiene mi corazón, dándote gracias una vez más por haberme dado el don de la vida, por darme el regalo de ser capaz de abrir mis ojos y disfrutar de tus hermosas creaciones, de tus maravillas.




Te agradezco, Padre amado, porque fuiste mi protector durante la noche, porque no hubo nada que pudiera perturbar mi sueño, porque no hubo mal que me haga daño, gracias por tus promesas, y por encima de todo, por cumplirlas, Santo Padre, Tú eres un dios fiel y justo. Me propongo comenzar este día de la mejor manera, pidiendo que te quedes a mi lado en todos los instantes de este día, porque necesito de Ti siempre, mi buen Padre.

Hermoso Dios, quiero darte las gracias por los bienes que hasta hoy me permites tener, gracias por cada pan con el que me alimentaste, porque la comida nunca falta en mi casa. Gracias, Padre misericordioso, por la vestimenta que cubre mi cuerpo, por los vehículos que permiten que me pueda transportar, gracias por todo, Padre mío.




Cada día me llenas de bendiciones, y me dejas ser feliz a lado quienes más amo, gracias, Señor mío, porque me otorgaste la buena fortuna de tener una hermosa familia, que despiertan conmigo todos los días, porque los amo y me aman, gracias por eso, Dios mío. Gracias te doy porque mi felicidad depende de ellos, porque nos tienes unidos, y nos ayudas siempre para superar las adversidades que puedan caer a nuestro hogar. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →