Padre, un nuevo día se inicia, y sé que será todo un éxito, porque Tú estás a mi lado.

Dios Celestial, te agradezco porque pones en mi vida un nuevo día, gracias por la buena fortuna de ser capaz de abrir mis ojos, mover mis manos, utilizar mis pies, gracias por poder disfrutar de todas tus maravillosas creaciones, Señor mío.




Estoy muy agradecido contigo, Dios mío, porque cuidaste de mí toda la noche, y también de mi familia, gracias nos mantuviste a salvo de todo tipo de peligros, gracias por velar nuestros sueños, y por estar a nuestro lado mientras nos encontrábamos indefensos.

Gracias, adorado Padre, por tener este nuevo amanecer, que seguramente tendrá una cantidad sin límite de bendiciones, como lo son todos los días, porque no solo me regalas la buena fortuna de gozar de todas tus creaciones, sino que también me provees de aquello que necesito para vivir.

Te agradezco, Dios mío, porque este día puedo realizar mis actividades normalmente, porque me dejas cumplir con todas mis responsabilidades y deberes, gracias por permitirme levantarme de mi cama y lograr mis objetivos.




Padre Celestial, estoy muy agradecido por las nuevas vivencias que me esperan este día de hoy, sé que el día traerá también penas, pero sé que también vendrán numerosas alegrías y una de ellas es poder disfrutar de la sonrisa de mi familia, el poder contar con su amada compañía. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →