Padre, puedo sentir que gracias a Ti, mi corazón está volviendo a su equilibrio espiritual. Gracias.

Padre de mi vida, comenzó un nuevo día y veo detalladamente todo lo que has puesto frente a mis ojos para que sepa yo cuándo importante soy para ti. Hay ocasiones en las que me pregunto, cómo es posible que tanto amor tengas hacia mí, por medio de tus bellas creaciones.




Por más de que Tú eres el primero en darme el saludo con los rayos del sol que colocas en mi ventana, yo quiero darte los buenos días por medio de esta humilde oración. Te agradezco Dios mío, por el precioso regalo de mi vida, porque me puse de pie lleno de salud y con muchos ánimos de buscar nuevos horizontes que te agraden.

Te doy también las gracias por el pan de cada día, por permitir que todo lo que guardamos con mucho esfuerzo, nos alcance en lo necesario para no morir de sed ni de hambre. Todo lo que proviene de Ti, es una hermosa bendición para mí.




Puedo sentir que mi corazón está volviendo a su habitual equilibrio espiritual, y te doy las gracias por eso, Señor mío. Te agradezco por permitir que, estando siempre bajo tu cuidado, mi cuerpo y mente descansen con mucha calma y de esta forma, poder recargar mis energías y ánimos para que todo salga bien este día que está comenzando. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →