Padre mío, quiero que derrames bendiciones sobre las personas de todos los pueblos y países.

Dios de mi vida, mis ojos pueden ver el amanecer de este nuevo día, y siento la felicidad al observar las hermosas creaciones que pones frente a mí. Te doy las gracias porque me conservaste con salud y porque me das fuerzas renovadas para comenzar este día como se debe.




Padre lleno de bondad, gracias te doy porque he despertado en compañía de mi familia una vez más. Te agradezco porque desde tempranas horas llenas mi vida de ternura sin comparación, y porque haces que esta unión se fortalezca por medio del diálogo.

Permite Dios, que pueda meditar adentro mío, cada regalo que me brindas. Gracias por ser ese ánimo fiel que jamás falla, y esto me motiva a iniciar una jornada de buena forma.

Divino Dios, me gustaría que me ayudes a disfrutar de cada bendición que colocas frente a mí, y que me puedas dar la sensatez de poder vivir en calma y prudentemente. Muéstrame el  sendero del bien y nunca me sueltes de la mano, porque puedo tropezarme.




En esta mañana, Padre mío, quiero que alejes todo daño o mal que quiera acechar al mundo que Tú creaste con tanto amor y pasión. Quiero que derrames muchas bendiciones por las personas de todos los pueblos, de cada ciudad y de cada país, y en particular por aquellas personas que no te conocen aún y se sienten perdidas. No permitas que caigan en la desesperación y en la angustia, colócate, Señor mío, como centro de tu existir.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →