Padre mío, gracias por darme la capacidad de trabajar todos los días, y mantener a mi familia dignamente.

Dios Todopoderoso de mi vida, en esta mañana que se inicia, me regalas el poder de abrir mis ojos de nuevo, de ser capaz de tener la felicidad de estar con mis familiares y seres queridos, y de poder ser bendecido por Tu Presencia.




Te doy mil gracias, Amado Padre, porque con este nuevo día me das la oportunidad de comenzar de nuevo y de mejorar en todo aquello que ayer no salió como yo esperaba, este día es una nueva página en el libro de mi vida, que escribo con la tinta de tus mandatos, nuevas aventuras se vienen y por sobre todo, nuevos desafíos.

Gracias, Señor mío, porque me dejas tener un hogar, un techo encima de mí, donde poder pasar la noche todos los días, sobre una cama cálida. Gracias porque hoy pude levantarme y tener alimentos sobre mi mesa, y porque la buena salud me acompaña hoy. Te agradezco también, porque esas mismas bendiciones las das a toda mi familia. Gracias, Padre misericordioso.




Te agradezco con todo mi corazón, hermoso Dios, porque no haces otra cosa que mostrarme tu gracia sin límites, y poder así llevar a cabo todos mis objetivos y metas, gracias por darme la capacidad del intelecto, que me permite realizar mis tareas en el trabajo todos los días, y también en mi hogar y estudios. Gracias por permitirme desarrollarme cada día más. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →