Padre mío, estoy muy agradecido contigo porque cuidaste de mí en mis sueños, y porque me dejas tener una hermosa familia.

Amado Padre, un nuevo día está comenzando, y me regalas la nueva oportunidad de abrir mis ojos para poder disfrutar de este mundo y todas tus creaciones, me dejas tener la dicha de vivir, rodeado de todo lo que Tú creaste, y eso es una bendición invaluable, al poder ser parte de todo esto.




En esta mañana, Padre bueno, me postro ante tus pies, quiero hablarte y comentarte sobre todo lo que nadie más sabe, y que Tú ya conoces. Estoy muy agradecido contigo por todo lo que me otorgas, porque este día me he levantado aquí, en mi hogar, junto a mi familia, y no en la lejanía de ellos, porque me dejas gozar de sus hermosas risas y de su grata compañía.

Te quiero agradecer, Dios de mi vida, porque pude descansar durante toda la noche, como si fuere un niño en tu regazo, cuidaste de mí y de todos los que me rodean todo el tiempo que duró mi sueño, y te doy las gracias porque sólo Tú eres capaz de eso.




Estoy muy agradecido contigo, Eterno Dios, porque eres muy generoso con tus hijos, que nos permites tener un nuevo día, para poder aprender cosas nuevas, para poder enmendar lo que ayer hicimos de manera incorrecta, nos das la oportunidad de ser quiénes somos, de tener dones y talentos para usarlos en beneficio nuestro, y también de nuestros prójimos. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →