Padre, gracias por permitirme levantarme, y sentirme libre de enfermedades todos los días.

Hermoso Dios, un nuevo día comienza en mi vida, y te agradezco por darme la posibilidad de abrir mis ojos nuevamente. Gracias Dios mío porque permanecí a salvo durante la noche, gracias a tu manto protector que no dejó de cuidarme en ningún momento.




Te agradezco, Padre mío, porque todo el cansancio que tuve el día anterior se ha terminado, y hoy me siento totalmente renovado y listo para servirte en lo que necesites. Gracias por darles la posibilidad de un día más de vida a mi familia, a mis amigos, y a todas las personas a quienes aprecio. Te doy las gracias porque desde temprano puedo sentir tu amor ingresando a mi espíritu.

Amado Padre, gracias también porque esta mañana puedo gozar de todas tus bendiciones, que son infinitas, porque puedo comenzar un nuevo día y mejorar en todas las cosas que ayer hice mal, gracias por permitirme ser un mensajero de tu amor, gracias porque nunca me abandonas ni me desamparas.

Estaré eternamente agradecido, Señor mío, porque cada día me das el don de la vida, y me das la capacidad de realizar mis labores, cumplir mis objetivos y trazarme mis metas. Gracias, hermoso padre, porque este día podré acercarme a mis sueños, trabajando arduamente y con fe en Ti, todo puede lograrse.




Señor lleno de bondad, gracias por la salud que me prestas, que es un regalo maravilloso en estos días, en donde la contaminación abunda y también las enfermedades, me siento muy afortunado de poder levantarme de la cama y sentirme libre de enfermedades.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →