Padre adorado, este día lo pongo en tus manos, haz de mí un fiel adorador tuyo.

Dios Todopoderoso, finalmente la noche terminó, tu radiante sol ilumina el cielo, y me despierto lleno de ganas de vivir todas esas perfecciones que tienes preparadas para mí el día de hoy. De rodillas me pongo para darte las gracias por tu bondad infinita y porque tu amor no tiene comparación, al regalarme un día más de vida.




Te doy las gracias, Señor amado, por este nuevo despertar que me das, gracias por el milagro de la vida, porque me levanto con buena salud, porque dejas que el aire llene mis pulmones. Padre bueno, te doy también las gracias por llenar mi vida de tus hermosas bendiciones, porque solo dejas lugar para que pueda alabarte, para bendecirte y para proclamar al mundo entero de tu incomparable amor por todos tus hijos.

Señor bello, siento que soy el hombre más feliz de toda la tierra, al tener el conocimiento de que tu presencia y tu amor están siempre conmigo. Porque estando a mi lado, no puedo sentir ningún temor, estando conmigo todo se torna mucho más fácil, al estar a mi lado no tengo a ningún enemigo en mi contra. Padre adorado, quédate junto a mí por todo este día.

Dios bendito, este día lo pongo completamente en tus manos. Protege y conduce mi vida, la vida de mis familiares, danos prosperidad y abundancia en el trabajo para que pueda ser capaz de tener todo lo que me hace falta para vivir tranquilamente. Padre, te pido que las cosas materiales no se conviertan en una obsesión, más bien en una necesidad, para que una vez que llegue la abundancia, no me olvide de que todo fue por tu gracia.




Señor, te pido que me des valentía y fortaleza para enfrentar los momentos que vuelvan difíciles, te pido que mantengas firme mi fe y no decaer fácilmente. Dame un espíritu de lucha para no desganar y dejarme vencer por el enemigo.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →