Padre, desde temprano te manifiestas en mí, y puedo sentirlo. Gracias por no abandonarme nunca.

Hermoso Dios, un nuevo día comienza para los dos. Me pone feliz ver en tu horizonte que me prometes un nuevo futuro, siendo feliz a tu lado. Quiero que te quedes conmigo Señor, que este día está comenzando y necesito de Ti para hacer bien las cosas. Tú eres el motivo de cada amanecer y el capitán del barco en el que voy.




Te doy las gracias, Padre Santo, porque en esta mañana permites que el aire ingrese a mis pulmones, y que mis ojos puedan abrirse para observar la belleza de tus creaciones. Quiero que comiences el día conmigo, Padre eterno, porque si no estoy contigo, no puedo darle sentido a mi vida. Desde muy temprano, te manifiestas en mí, Dios mío, y soy feliz teniéndote a mi lado.

Esta mañana quiero aprovecharla para elevarte alabanzas en forma de oraciones. Tu Santo Nombre merece toda la gloria y honra de mi corazón. Padre, te pido que aceptes esta humilde ofrenda de esta persona pecadora que solo quiere y desea agradarte. Dios mío, en esta mañana, dame la fuerza y valentía que necesito para hacerle frente a todos los problemas que se pongan al frente de mí.

Dios de todos los cielos, hoy tengo en mente cumplir muchos objetivos. Necesito de tu favor para poder lograrlos. Dame las oportunidades para finalizar todo lo que tengo preparado. Dame abundancia en los negocios y llévame por caminos de exitosos, que mis decisiones sean las mejores.




Pero, si llego a conseguir tu favor, que esto no haga que pierda de vida lo que realmente necesito de Ti, mi Señor. Has que recuerde darte las gracias en cada momento, porque todo proviene de Ti y porque me das lo que necesito en el instante preciso.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →