Padre bondadoso, gracias por una oportunidad más de poder comenzar de nuevo y ser mejor.

Amado Dios, en este día me siento muy contento, porque puedo despertar una vez más, porque puedo abrir mis ojos y así contemplar todas tus maravillas, que en tu misericordia infinita creaste para mí y para mis hermanos.




En este día, tengo la dicha de poder estar con mis padres y poder abrazarlos, poder amarlos y cuidarlos, hoy puedo ser feliz porque tengo hermanos que me aman como yo los amo a ellos, porque puedo observar la sonrisa en los rostros de mis amigos y estrechar sus calurosas manos.

Te doy infinitas gracias, Dios Celestial, porque me das la oportunidad de comenzar de nuevo, de poner corregir mis errores y poder trabajar en ser una mejor persona y un mejor hijo para Ti.

Me siento feliz porque conozco de tu misericordia y porque soy testigo de todo tu amor, del cual quiero ser digno, Señor. Quiero corresponder a cada una de tus bendiciones, por haberme dado una hermosa familia, una casa cálida, un techo, sustento, amigos y muchas cosas más Señor que jamás podría terminar de contar.




Padre bondadoso, a tu lado no hay nada ni nadie quien pueda contra mí, porque me das la fuerza y el valor para hacerle frente a todo aquello que quiera perturbar mi paz, sólo me basta pronunciar tu nombre sagrado, para que gran consuelo llene mi alma. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →