Padre adorado, gracias te doy porque siempre me cuidas, en todo momento. Nunca me sueltes de la mano.

Adorado Dios Celestial, hoy me despierto nuevamente, con el maravilloso regalo de tener un día más de vida, con la hermosa luz del sol, con el viento acariciando mi rostro y con las grandes bendiciones que me das, Padre.




Quiero agradecerte mi amado Señor, porque hoy mi familia está de nuevo conmigo, porque tengo un techo encima de mi cabeza, porque no me falta comida, porque el cobijo de un hogar siempre está a mi alcance, gracias Padre por todas tus hermosas bendiciones.

Te doy las gracias también, bendito Padre, porque en medio de la noche Tú fuiste mi único refugio y mi sostén, porque has velado por mí por los míos, porque nos protegiste de todo lo malo, de todo tipo de maldad, de todos aquellos que quieren lastimarnos, gracias Padre, porque te quedaste al lado nuestro durante la fría noche, y nada pudo perturbarnos.

Padre mío, quiero agradecerte porque me tomas de la mano en todo momento, porque me dejas tener tu guía, por tu palabra, gracias Padre mío, porque me diste la capacidad y el privilegio de poder usar mis brazos y piernas, de poder ver, escuchar, sentir, gracias misericordioso Padre, porque en esta mañana no me hace falta nada porque has sido bondadoso conmigo y con los demás miembros de mi familia.




Te doy las gracias además, por amarme, por cuidarme siempre, por darme amaneceres hermosos, no terminaría nunca de agradecer todo lo que me das, Señor, eres tan grande y noble con nosotros, que somos tus hijos, y por eso te amo inmensamente, porque eres un Padre fiel y justo. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →