Oración para la mañana del 5 de abril

Señor Todopoderoso, me pongo frente a Ti en esta nueva mañana que Tú me permites vivir, para comentarte todo lo que te amo, con todo mi corazón, con todo mi ser y con todas mis fuerzas, porque sólo Tú eres capaz de transformar todas mis tristezas en felicidad, también transformas mis llantos en hermosas sonrisas y todas las pruebas que me pone la vida en inmensas bendiciones.

Tengo una infinita fe en Ti, Padre mío, porque entiendo que Tú siempre estas a mi lado, acompañándome a cada lugar que voy, derramando toda tu bendición sobre mi persona, y también sobre las personas que amo y están cerca de mí. Por eso, en esta bella nueva mañana, me levanto para darte las gracias por cada detalle que has tenido y tienes en todo momento conmigo, Padre.

Mi vida está encomendada en tus manos. Señor mío, por favor tómala, y haz con ella tu voluntad. Quiero, por favor, que seas tú quien elimine todos mis pecados, y rompa todas las ataduras que tengo, porque quiero que aquellos planes que Tú tienes para mi vida se concreten y vuelvan realidad. Perdona todas las ofensas que he realizado, y haz todo lo necesario para que no me aleje de ti, ni tan sólo un momento, pues únicamente puedo ser verdaderamente feliz si Tú te encuentras a mi lado.

Amado Padre, que todas aquellas cosas que realice yo en este hermoso día, sean en tu nombre. Padre Todopoderoso, tengo muchas obligaciones, por favor dame una mano para poder cumplirlas todas, con mucha tranquilidad y seguridad, tómame de tu mano y llévame a todas partes a los que tenga que ir, y permite que vuelva a casa sano y salvo, porque únicamente Tú eres mi protector, quien me salvaguarda en todo momento del mal.

Amado Señor, por favor impide que los desánimos lleguen a mi vida. Entiendo con todo mi ser que nada es perfecto, y que constantemente se vendrán problemas y dificultades, pero te pido por favor, que me otorgues la valentía que necesito, y también el coraje, para enfrentarlos y superarlos todos. Porque si estoy a tu lado, cualquier dificultad que se presente se torna absolutamente nada en tu manos, Señor.

Todas las batallas que he peleado, Tú las conoces, Señor, conoces cuales son mis luchas, es por eso que te pido que si por algún motivo en algún momento de este día llegara a ponerme triste, me des las fuerzas para reponerme y continuar luchando, así como ya lo hice tantas veces.