Oración de la mañana del Martes 9 de abril

Padre mío, tanta alegría tengo de poder despertarme este día de hoy, y poder contemplar todas tus creaciones, y me doy cuenta de que esto no puede compararse con nada. En este día que me estás regalando nuevamente, quiero elevar una oración al cielo y comentarte con todas mis fuerzas: muchas gracias Padre!. Te doy las gracias por darme tu amor, que con nada se puede comparar; y porque un día más me estás demostrando que soy importante para Ti.

De todo corazón, Padre, te doy las gracias, por todas las alegrías y tristezas que tengo, porque en los momentos de alegría es que me doy cuenta de que el amor que tienes es tan grande. Gracias también por todas las bendiciones que derramas sobre mí y por sobre las personas que aprecio y amo. En los momentos malos, de desolación y tristeza, es que me doy cuenta de que por más de que las personas se alejen de mí, Tú seguirás estando a mi lado, hasta el último de mis días.

Te agradezco por este día martes que me estás permitiendo vivir. Únicamente Tú sabes por todo lo que he pasado, sabes la cantidad de veces que he sonreído, cuántas veces he derramado lágrimas, y sabes de todas las preocupaciones que en mi mente están. Pero estoy completamente convencido de que por medio de esta oración, Tú me estás liberando, tomando cada una de esas cosas y colocándolas en su lugar correspondiente.

Te pido por favor que tomes todas las angustias que tengo, todos mis miedos y todas las cosas que me desconsuelan, y dame una mano para poder salir adelante, de manera digna, junta mi familia y a todas las personas que amo y son importantes para mí. Te pido que tomes a mis padres, a mis hijos, a mi pareja, a todos mis amigos, a mis compañeros del trabajo, y también a todas aquellas personas que por algún motivo ya no están a mi lado, pues yo entiendo que todo es una parte de santa voluntad.

Padre mío, hoy me gustaría pedirte que protejas a mi hogar de todo tipo de mal, que lo protejas de todo peligro y de las malas intenciones que pudieran haber. Te pido que cuides de mi familia de las situaciones que pudieran modificar la paz y tranquilidad, y llénanos de amor, para que nuestra casa sea una demostración en vida de que Tú estás entre nosotros.