Oración de la mañana del domingo 14 de abril

Dios Todopoderoso, me siento tan feliz sabiendo que, por la misericordia incomparable que tienes, hoy me estás regalando un nuevo día, el que puedo sentir y vivir todo tu amor. En este día, me acerco ante Ti, dichosamente, porque hoy me permites tener una nueva oportunidad para mejorar, para ayudar a mis semejantes, para estar a tu lado y poder sentirte.

En este día, de rodillas me pongo ante Ti, Padre, para proclamar lo grande que eres, para proclamar que únicamente Tú eres el Rey de todos los Reyes, y el Señor de todos los Señores. Hoy, me paro frente a ti, Señor, porque me das el regalo más grande que tengo, mi vida. Porque me das un techo bajo el cual puedo descansar, y porque pones pan en mi mesa. Te doy toda la gloria y la honra, Padre, porque sé que en ningún momento dejaste que yo pase frío o esté hambriento. Estoy infinitamente agradecido por todos esos cuidados, Señor.

En este nuevo día que se está iniciando, grandioso Dios, quiero pedirte que de les la fuerza necesaria para continuar adelante, con mucha valentía y ganas. Por favor, Señor, no permitas que mi fe se derrumbe. Si por algún motivo, siento que decaigo, por favor, Padre, ven a mi auxilio y levántame de la ruina, la tristeza y la depresión.

Toda mi vida te la entrego, y también la de mis familiares y amigos, te pido por favor, que tomes en tus manos todos los deseos de sus corazones y que les proveas todas sus necesidades en este día. Cuida los pasos que dan, y camina al lado de ellos, mostrándoles siempre el sendero correcto. Dales salud a todos, y haz que su fe se fortalezca, porque todos estamos viviendo tiempos difíciles, Señor, pero confiando en tu grandiosa misericordia, todos sabemos que nada nos faltará, y que saldremos victoriosos en cada problema que se presente.

Te pido, bendito Padre, que cada aspecto de mi vida que en tus manos. Te pido que derrames tu bendición sobre mi trabajo, sobre mis estudios, te pido por favor que permitas que mis negocios prosperen y que la abundancia y la prosperidad vengan a mi hogar en este hermoso día, mi Señor.

En este día, Padre, quisiera pedirte que me des una mano y que me ayudes a cumplir con todas mis obligaciones, ya sea en mi casa, en el trabajo, o al lugar al que Tú me envíes.