Oración de la mañana – 6 de abril

Dios Todopodereoso bendito, en esta mañana hermosa, abro mis ojos y me pongo en movimiento, utilizando cada minuto de hoy, como si fuera el último, pero antes de eso, me pongo ante Ti, porque posees un amor tan grande y una bondad sin límites, que me permites tener la felicidad de estar vivo un día más, de poder usar mis pulmones para respirar, y poder ver con mis ojos los bellos rayos de luz que iluminan mi vida.

En este día, iniciaré mis tareas con todos los ánimos de vencer, pero no sin antes aprovechar y darte las infinitas gracias por todas las bendiciones que derramas sobre mi persona, sobre mi camino, mi familia, todos mis amigos, y por todas las personas que forman mi mundo, a quienes amo con todo mi corazón, y a quienes me aman. Te doy las gracias, porque me permites diariamente poder ganarle el pan necesario de manera digna y honrada. Muchas gracias, porque por más de que no me sobren riquezas materiales, poseo todo aquello que necesito para seguir una vida digna y feliz.

Te doy infinitas gracias por cuidarme, y también cuidar de los míos, y en este día, te pido que lo hagas nuevamente.  Señor mío, por favor, protégenos de todos los peligros que acechan en el mundo, y danos la posibilidad de que nos guardes bajo tu protección. No permitas que todo lo que realizan mis enemigos tengan algún efecto sobre mí, y permíteme estar seguro, a cualquier lugar a donde vaya hoy.

Quiero poner hoy, Amado Padre, en tus manos, la vida de toda mi familia, porque necesitamos de Ti. La situación que estamos viviendo, Tú la conoces muy bien, y aunque tenemos mucho amor entre nosotros, siempre necesitamos mucho más de tu amor comprensivo. Danos la sabiduría para que podamos estar más unidos y para que tengamos la sensibilidad de entendernos el uno al otro. Tenemos diferencias, pero por favor, danos la paciencia que necesitamos para resolverlas de la mejor manera, y así poder seguir caminando por el sendero correcto todos juntos.

Esa misericordia tan bondadosa que tienes, derrámala sobre nosotros, Padre, no nos dejes desamparados en ningún minuto de este día de hoy. Te pido que tomes la vida de todos los seres a quienes quiero y amo, toma todos los sueños que tenemos, nuestros objetivos y todas las responsabilidades que tenemos que cumplir. Danos lo que necesitamos para poder progresar y salir adelante, siempre estando bajo tu manto protector, Señor mpio.