Oración de la mañana. 11 de Abril

Señor Todopoderoso, una día más de vida está llegando, y tengo la seguridad de saber que Tú estás bendiciéndome, y que me cuidas todos los días, sé que tienes preocupaciones por las cosas que me suceden, que estás velando constantemente por las cosas que necesito para mi día a día, y que también velas por la felicidad en mi vida, a cada instante. En esta nueva mañana, en la que el sol se eleva por los cielos, con un esplendor tan bello, quiero darte infinitas gracias por darme la posibilidad de poder disfrutarlo. Este maravilloso día que se está iniciando, está lleno de nuevos desafío y oportunidades para mí.

Padre, todo lo que tengo, Tú me lo has dado. Me has dado a mi familia, a todos los amigos que tengo, me has dado un techo donde cobijarme de la lluvia y el frío, me has dado comida para poder recuperar mis fuerzas y comenzar de nuevo, y me has dado de ganas de salir delante de manera digna. Aunque mi situación en el trabajo no sea de la mejor, y por más de haya crisis en muchas partes de este país, Tú nunca dejas de indicarme con misericordia infinita, cuál es el camino que debo recorrer para traer a mi casa lo que mi familia necesita.

Abrir los ojos en este nuevo día es tan bello, y más bello aún saber que Tú estás conmigo, porque tengo la posibilidad de rodearme con tus cálidos brazos llenos de amor verdadero. Te doy las gracias bendito Padre, porque sé plenamente que Tú escuchas mis oraciones todos los días, porque sé que en cada día que se inicia, me estás concediendo una respuesta a mis plegarias. Por favor, te pido que no permitas que me aparte de Ti, en ningún momento de este día, y dame una ayuda especial para poder cumplir con todos los objetivos que tengo.

Este día de hoy, quiero vivirlo como si fuera el último, lleno de energía y ganas de hacer las cosas de la mejor manera. Quiero decir hoy, que el éxito será rotundo para mí, también para todas las personas que creen en tu poder celestial, Señor. En tu nombre, declaro en este día, que nada se podrá colocar en contra de mí, pues Padre Todopoderoso, Tú te riges ante las adversidades y me muestras la mejor solución.