Oh Dios! Gracias por tu grandiosa bondad y majestuosidad que me permiten ser mejor que ayer.

Dios Todopoderoso, hoy me he despertado de nuevo con todas mis habilidades, mi vida y mi salud, las tengo gracias a tu indulgencia, y si continúo por mi camino gracias tu inmensa sabiduría que baja del cielo y se convierte en el aire que ingresa a mis pulmones.




Tu grandiosa bondad y majestuosidad siguen mostrándome cómo debo existir y seguir creciendo día a día en este mundo que está lleno de perversidad, de quiénes aún no han tenido la buena fortuna de conocer ni sentido tu gozo y por aquellos que te ruego que les muestres el sendero correcto para llegar a Ti y conocer la gloria espiritual que solo Tú, grandioso Padre, puedes darnos.

Hoy también estaré dispuesto a hacerle frente a todos los desafíos que aparezcan en mi camino, con el fin de convertirme en una mejor persona, lleno de sabiduría y dicha, acercándome más a Ti y por lo mismo a mi familia y mis seres queridos. Permíteme compartir tu palabra con las personas que más lo necesitan, dame una ayuda a guiarlos a tu camino, Padre Todopoderoso.




Quiero darte las gracias, Bendito Padre, porque tu sagrada palabra y nos cubre completamente todos los días, porque nos cuidas, porque nos mantienes siempre lejos del mal, porque nos tienes apartados del maligno y de sus tentaciones mundanas. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →