Gracias Padre, por permitirme renovar me fe en Ti todos los días. Eres muy importante para mí.

Dios maravilloso, me regalas la dicha de tener un nuevo día, me regalas una cantidad infinita de posibilidades y una hermosa mañana, te agradezco por tu inmenso amor, Señor mío, porque me das la posibilidad de poder abrir mis ojos y de gozar de las hermosas maravillas que creaste para mí y para mis prójimos.




Me siento muy agradecido, Padre, porque, cuando desperté esta mañana, el dolor y la pena no estaban en mí, porque pasaste la noche cuidándome y porque me diste tu protección en la oscuridad. Gracias Padre, porque cuando estaba durmiendo, nada malo me sucedió, porque estuve bajo tu manto protector y porque del mismo modo, también cuidaste de mis hermanos.

Señor mío, te doy las gracias por permitirme tener una familia que está a mi lado un día más, porque se encuentran bien, porque cuidaste de ellos en la noche también. Gracias, Padre mío, por haber escuchado mis oraciones, por darles respuestas y porque me dejas gozar de la compañía de las personas que más amo.




Quiero agradecerte, Padre celestial, porque hoy pude renovar mi fe, porque no sólo me proteges sino que me llenas de tu Espíritu, porque me permites escuchar tu voz y tus consejos,  gracias porque en este día puedo tener la guía de tus sagradas escrituras. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →