Gracias Dios, por proveerme de todas las cosas que necesito a diario. Nunca me abandones.

Dios Todopoderoso, en esta mañana que comienza, mi corazón está lleno de regocijo, y mi alma se siente muy agradecida porque me regalaste este nuevo día en mi vida, porque mis ojos son capaces de ver nuevamente el cielo azul, porque mi piel puede sentir los rayos tu hermoso sol y porque soy capaz de comenzar un nuevo día.




Gracias, Padre misericordioso, porque mi familia pudo despertarse hoy junto a mí, porque cada uno de ellos puede disfrutar de todas tus bendiciones, tanto como yo, porque nos diste la oportunidad de amanecer juntos de nuevo, de poder estar cerca de ti, Señor mío.

Padre Bendito, estoy muy agradecido, porque en esta mañana hemos despertado en nuestro hogar, en cada una de nuestras camas, que nos permites tener, porque eres un Padre lleno de bondad, que en todo momento se preocupa por sus hijos, y nos muestras por medio de tus bendiciones lo grande que es tu amor.




Padre mío, también te doy las gracias, porque en este día me provees de todas las cosas que necesito, porque me das los medios para conseguir el sustento diario, porque me dejas tener un techo arriba de mi cabeza, y porque puedo cubrir todo mi cuerpo con la ropa necesaria, gracias Dios mío, por tanto, porque te preocupas de todo, porque constantemente estás pendiente de las cosas que necesito. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →