Gracias Amado Padre, porque oíste mis oraciones y las respondiste cada una. Gracias por tus bendiciones.

Comienza un nuevo día, Señor, y me pongo ante Ti de rodillas, para agradecerte por todo lo que mi corazón guarda para Ti, porque Tú eres mi mayor fortaleza, y porque únicamente Tú puedes entenderme a la perfección, sólo Tú sabes escuchar, Señor mío.




Me siento muy agradecido, Santo Padre, porque me estás regalando este día, que viene acompañado de muchas oportunidades para ser mejor persona, para hacer bien las cosas, y Tú sabes, amado Padre, que cada una de ellas me acercará más a Ti. Gracias por regalarme la buena fortuna de comenzar de nuevo hoy.

Dios Celestial, quiero agradecerte por cada una de las hermosas bendiciones que derramas sobre mí, por la dicha de tener una hermosa familia, un hogar donde descansar, por poder tener un trabajo, y gracias, Dios, porque tu bondad es tan grande que nos provees de comida diariamente, nada nos falta si estamos contigo, nada nos puede herir y nada nos puede oprimir.

Estoy agradecido contigo y con tu misericordia infinita, porque en esta mañana hemos despertado llenos de salud y vida, gracias por cuidarnos durante la noche y habernos tenido a salvo en tu regazo. Gracias Padre, porque oíste mis oraciones y las respondiste.




Mi bendito Dios, en esta mañana quiero darte las gracias por darnos el don del conocimiento y porque nos otorgas los medios para aprender cada día. Te agradezco porque podemos saber la verdad de tu mensaje, podemos nutrir nuestras mentes y no dejarnos engañar por el enemigo en ningún momento.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →