Eterno Padre, muy agradecido estoy contigo porque la salud es algo que no me falta. Gracias por dármela.

Amado Dios y bendito Padre Celestial, me regalas de nuevo el maravilloso don de la vida, y me siento tan agradecido, Señor mío, porque a mi lado, tengo a una hermosa familia, que es el regalo más grande que me diste.




Mi corazón se encuentra rebosando de felicidad en esta mañana al poder disfrutar de tus maravillosas creaciones, Dios mío, porque has sido inmensamente generoso conmigo y con mis hermanos, que nos das un hermoso sol para iluminar nuestro día, porque el viento nos llega a la cara y nos recuerda lo inmenso que es tu amor por nosotros, Padre mío.

Padre lleno de bondad, me siento tan agradecido, que me permitas tener la dicha de compartir la mesa una vez más con mi adorada familia, que el alimento no nos falte y que la protección de esta casa nos mantenga sanos de todos los peligros que existen en la calle, gracias, Santo Padre, por tus cuidados infinitos.




Me siento lleno de agradecimiento, porque en esta mañana mi cuerpo se encuentra sano, y porque pudo recuperar sus energías en la larga noche, donde en cada segundo me cuidaste. Estoy agradecido contigo, porque la salud es algo que no me falta y porque me siento lleno de vigor y energía, gracias, Padre mío, porque permitiste que pase la noche y pueda tener este día para hacer mucho mejor las cosas que no las hice tan bien ayer. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →