Dios mío, pongo todas mis habilidades en Tus poderosas manos. Has que me acerque a mis prójimos.

Dios Todopoderoso, en esta hermosa mañana me presento para darte las gracias por el nuevo amanecer que me estás regalando. Te agradezco con esta humilde oración el inicio de este nuevo día.




En este día, Señor mío, me gustaría que mis labios te regalen únicamente palabras amorosas, por el Tú el Salvador de mi vida. Te doy infinitas gracias porque siempre cumples tus promesas sobre cada pedido que tengo. Dios querido, únicamente Tú sabes qué caminos debo tomar, y cuáles son los senderos correctos para mí, que me hacen reconocerme como un hijo tuyo, amado y me dejan volver a mi esencia como persona, como ser humano.

Estoy muy emocionado Señor, porque puedo darte alabanzas, honor y gloria, ante toda criatura que existe, ante mis hermanos, y también mis enemigos. Porque las maravillas que Tú haces, son con un amor verdadero. Bendito seas eternamente, querido Dios, porque pones Tus ojos en este corazón mío que trata de buscarte con esta humilde oración.




En esta mañana que va comenzando, Padre mío, quiero colocar todas mis habilidades, mis destrezas y las fuerzas a disposición tuya, para que sea Tu magnífico poder, el que pueda usarlos como Tú quieras. Amén.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →