Dios mío, a nada temo, si siempre estoy tomado de tu mano. Te pido que nunca me sueltes.

Padre bueno, un día más se inicia, mis ojos abren y puedo notar que me has regalado la felicidad de estar vivo. Te doy las gracias porque permitiste que mi cuerpo tomara un buen descanso y porque ahora me estoy despertando lleno de ganas de comenzar una nueva oportunidad para llevar a cabo muchas cosas que sean favorables para mí.




Dios Todopoderoso, Señor de la misericordia, quiero comenzar este día llenándote de bendiciones, adorándote y alabándote. Porque, por más de que yo sepa que de Tú no necesitas de mis alabanzas, quiero devolverte una pequeña parte de lo que haces por mi vida. Mi voz nunca dejará de proclamar tus maravillas y siempre enaltecerá tu nombre santo hasta que dure mi vida.

Señor precioso, no tengo miedo cuando estoy tomado de tu mano, mi corazón se llena de valentía y de seguridad en los momentos de las pruebas, porque tengo fe de las voy a superar.  En ti tengo plena confianza, Dios de mi vida, que lo lograré todo cuando peleas en frente de mí. No dejes que el enemigo tenga espacio en mi corazón, inunda con tu amor todo mi corazón.

Es tan bello iniciar el día sabiendo que soy un hijo tuyo y que las mejores cosas, las haces teniendo siempre un pensamiento hacia mí. Padre lleno de amor, te agradezco porque tu presencia en mi vida es constante, porque sé que estás dispuesto a oír mis oraciones y porque no me dejas solo cuando las cosas no salen como a mí me gustaría.




Quiero pedirte también, Padre, por las personas que se han alejado de Ti. Por aquellas personas que han hecho la rutina un estilo de vida, por aquellas que tienen las cosas materiales como principal objetivo. Por aquellos que se han olvidado de Ti, y que tienen objetivos que están lejos de tu aprobación. Te misericordia y compasión de ellas, y muéstrales el camino de regreso a casa, para que recuerden que todo lo que tienen proviene de tu mano.

About Editor

Rolando Javier es el editor encargado en ReflexionesDeFe.com. Es un conocedor senior de la Biblia y de La Palabra del Señor. Estudió la carrera de periodismo por lo que sus dos pasiones se cruzan perfectamente al escribir oraciones al Señor.

View all posts by Editor →